Trump, China y el futuro de la Asistencia en la nueva movilidad

Si empiezo a contaros, sin más explicaciones, que la batalla comercial y geopolítica que desde hace meses enfrenta a China con el gobierno americano va a influir muchísimo en el futuro del sector de los seguros, probablemente me vais a tomar por loco. También es verdad que lo habitual en este tipo de tribunas es hablar sobre las maravillas y posibilidades que nos va a brindar la Inteligencia Artificial en la forma de hacer las cosas, bla, bla, bla…. Pero si os cuento que la “guerra al Diesel” que se ha inventado la UE, además de generar una crisis en el sector automovilístico, puede cambiarnos nuestras vidas en cuanto a movilidad se refiere en un futuro cercano, esto ¿encajaría mejor?

Decía Einstein: Se ha vuelto terriblemente obvio que nuestra tecnología ha superado nuestra humanidad.

Vivimos en el periodo de la humanidad más seguro y con menos guerras “físicas”. El motivo es evidente: ya no hay peleas por territorios, por el oro o el petróleo, sino por lo más valioso del planeta: los datos y la tecnología. Las presiones económicas entre los “combatientes de toda la vida”, Estados Unidos, Asia y Rusia, son mayores que nunca. Hay enormes intereses estratégicos para nuestro futuro detrás de la guerra comercial que están teniendo chinos y americanos.

Hace unos meses, Nicholas Negroponte, fundador del laboratorio de investigación MediaLab del MIT, decía que “la mezcla de la Inteligencia Artificial con el 5G será la fusión nuclear que cambiará el mundo”.

Hace casi 11 años, desde la irrupción del primer iPhone con 3G, que EEUU fue vencido por las nuevas compañías de telecomunicaciones y redes móviles que debían de proveer datos a enorme velocidad. Ahora, el 5G y el dominio por Huawei de esta tecnología, ha encendido todas las alarmas. El nuevo estándar de telefonía móvil puede no ser tan vital como lo están vendiendo, pero si quien lo domina es China, y extiende ese poderío a determinadas áreas de la Inteligencia Artificial, los asiáticos podrían dominar el mundo.

Debido a la absoluta desidia de la UE (entretenidos con sus problemas del Brexit y de unidad), el futuro de las comunicaciones, de los datos en movilidad, ya se ha decidido fuera de nuestro antiguo continente. Y si éramos líderes en la industria del automóvil, los de fuera, han decidido que se nos ha acabado la “hegemonía”.

Donald Trump: “La Unión Europea es posiblemente tan mala como China, solo que es más pequeña”.

Más del 65% de los CEOs del sector logística, transporte y automoción (según Forbes) ya están hablando del “renacimiento” de toda esta industria. El coche eléctrico, la indecisión de nuestros gobernantes, de ahora sí, ahora no, ahora a medias, han provocado que, junto con la irrupción del aprendizaje automático de la Inteligencia Artificial, transportar objetos y personas, de forma más eficiente y económica, en los próximos años, sea un jugoso negocio para las grandes compañías tecnológicas del planeta, que no tenemos ni en Europa, ni en España.

Almacenes eficientes, robots o drones que reparten paquetes, predicción de la demanda y optimización de rutas, ciudades inteligentes, lucha contra la contaminación y el cambio climático, son el caldo de cultivo completo para nuevos modelos de negocio “as a service” y nuevas compañías van a irrupcionar todos los sectores tradicionales, como el de los seguros. Se eliminarán determinados riesgos o seguros, pero crearemos otros muy complejos. Sólo las compañías que tengamos digitalizados los procesos podremos ofrecer toda esa “conectividad” y automatismos necesarios para reparar, actualizar o simplemente supervisar el correcto funcionamiento de las infraestructuras de nuestros clientes.

¿Y tú? ¿Estás preparado?