Desde hace algo menos de un año, Bdeo ocupa un singular espacio en el madrileño barrio de La Ventilla. Se trata de una antigua herrería, entre casas de barrio y rascacielos, que les recuerda a ellos mismos trabajando para un mundo de corporaciones. “Nos gusta pensar que efectivamente nuestro lugar de trabajo es un reflejo de lo que somos”, indican. Ambiente desenfadado, equipo motivado, plantilla integrada por profesionales jóvenes y formados, pero sin descuidar el talento senior. La firma, que crearon Manuel Moreno y Julio Pernía (en la imagen a la izquierda) está en crecimiento y espera duplicar su plantilla este año.

 

La sede de Bdeo destaca, nada más entrar, por el espacio central y su luz, pero también por la altura y los materiales nobles (hierro, madera, ladrillo…). “Nuestra oficina es un espacio luminoso y alegre y así queremos que sean nuestros días aquí”, señalan desde la insurtech. “Es también un espacio abierto, en el que no existen despachos, un reflejo también de nuestra organización como equipo”, valoran. En Bdeo, “todos trabajamos juntos”; existe jerarquía, “pero no nos separan barreras”.
Es por ello que los espacios están comunicados visualmente. Además son dinámicos, con pizarras, pantallas y post its, y permiten reuniones de pie. Todo en un ambiente desenfadado, con lugares para descansar o trabajar de otro modo.

Actualmente el equipo lo forman 30 personas (28 en España y 2 en las oficinas de México en la torre BBVA Bancomer, uno de sus primeros clientes). “Hemos duplicado el equipo en un año y prevemos un 2020 con un crecimiento equivalente al del año anterior”, anticipan. Los 150 metros cuadrados que utilizan actualmente se van a duplicar en unos meses, ocupando el local de al lado.

Un equipo diverso

Bdeo es diferente, no solo por su sede, también por su equipo. “Una de nuestras obsesiones es la diversidad. Aunque, como muchas tecnológicas, somos una compañía joven, tenemos también personas más veteranas, generalmente al frente de los equipos.

Todos los miembros del equipo son licenciados, con gran diversidad en cuanto a la formación. Destacan los ingenieros de telecomunicaciones e informáticos, pero hay también matemáticos, periodistas, economistas, licenciados en marketing, e incluso un licenciado en Bellas Artes, una filóloga y una arquitecta.

“Para conseguir un buen ambiente de trabajo y un equipo motivado, estamos convencidos de que la clave es conseguir captar a gente muy buena en lo suyo, pero que sean también muy buena gente”, explican. El equipo, se recalca desde la entidad, “es nuestro principal activo y hacemos lo posible por cuidarlo”. ¿Cómo? Trabajamos intensamente la cultura de la compañía y nuestros valores. Procuramos que exista un buen ambiente de trabajo y favorecemos la conciliación con flexibilidad. Además ofrecemos al equipo algunos beneficios como: seguro médico y dental privado, clases de inglés semanales, desayunos gratis y posibilidad de retribución flexible. I