La crisis del coronavirus dispara las dudas laborales

 

El seguro de defensa jurídica familiar se convierte en el mejor aliado ante las consecuencias laborales por la pandemia

 

 

Baja por cuarentena, teletrabajo, reducción de jornada, suspensión de los contratos laborales o pérdida del puesto de trabajo. La pandemia del coronavirus ha provocado un nuevo e inesperado escenario laboral.

La rápida propagación del virus y el creciente número de casos, las recomendaciones del Gobierno fomentando el trabajo en remoto, el cese de una importantísima parte de la actividad empresarial y la declaración del estado de alarma han obligado a compañías y trabajadores a enfrentarse a unas circunstancias para las que, en la inmensa mayoría de los casos, no estaban preparados. Todo ello, de forma repentina y sin tener apenas tiempo para planificarlo.

Paralelamente, el Real Decreto Ley 8/2020, de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del coronavirus, creaba un nuevo marco legal. Entre las medidas de esta ley destaca el hecho de que permanecer en cuarentena o tener un diagnóstico positivo en coronavirus se considere accidente laboral, así como cualquier percance que se pueda sufrir en casa durante la jornada de trabajo. También, la posibilidad de que el trabajador solicite una reducción de jornada, que puede alcanzar hasta el 100%, en caso de tener que ocuparse del cuidado de los hijos (quienes no están asistiendo a la escuela) o bien de otros familiares a cargo.

Asimismo, no se puede negar que esta crisis ha tenido un efecto devastador en las empresas. Muchas prestaciones laborales no se pueden realizar en remoto y bastantes compañías se han visto obligadas a suspender su actividad.

Miles de trabajadores se han visto afectados por expedientes de regulación temporal de empleo de suspensión o reducción de jornada (ERTE) o directamente se han quedado sin trabajo.

Estos contratiempos tienen lugar en una situación de gran incertidumbre y suelen despertar un mar de dudas en los empleados, que desconocen sus derechos y si pueden reclamar las decisiones de la empresa.

En este contexto, los seguros de defensa jurídica familiar se convierten en su mejor aliado para poder resolver cualquier duda legal, revisar contratos, finiquitos e indemnizaciones por extinciones de relaciones laborales, y negociar con la empresa o defender todos sus derechos como trabajadores. I

DESTACAMOS

ARAG FAMILIA 12 MESES

ARAG Familia 12 meses es un seguro que garantiza protección legal para cualquier contratiempo que afecta a la familia. Tiene diez garantías, que contemplan la asistencia jurídica telefónica ilimitada, la defensa de los derechos relativos a la vivienda, la revisión y redacción de contratos, la defensa de los derechos de los consumidores, la defensa civil suplementaria, penal y fiscal, la defensa frente a la Administración, las reclamaciones por daños y perjuicios y la defensa laboral. Esto implica la disposición un abogado para poder informarse sobre todos los derechos como trabajador, revisar contratos, finiquitos e indemnizaciones por extinciones de las relaciones laborales o cualquier otro documento legal, así como negociar con la empresa y contar con su representación en caso de tener que llegar a juicio.