¿Qué podemos esperar de la llegada de esta tecnología?

Estar conectados con todo, las 24 horas del día y en el menor tiempo posible. Así nos revolucionará el 5G. Una tecnología que, a partir de este difícil 2020, se espera que otorgue a las aplicaciones y servicios digitales una nueva infraestructura de Internet, más sencilla e inteligente, que soporte las innovaciones en términos de velocidad, escalabilidad y seguridad. Nos encontramos en el umbral del despliegue masivo del 5G que será también uno de los motores que cambiará el mundo tal y como lo conocemos.

La transformación digital creará múltiples experiencias con tecnologías avanzadas como realidad virtual y aumentada, streaming 16K, IA, 5G, computación cuántica, ciberseguridad adaptativa, IoT inteligente y otras aún no inventadas. Estas futuras generaciones de aplicaciones requieren capacidades que la actual infraestructura de Internet no puede soportar, afirma Cisco. “Hay que repensar y reinventar la infraestructura de Internet, para que la Red sea más rápida, escalable, segura, económica y sencilla de gestionar”, añade.

Ante esta transformación en la forma de comunicarnos, la promesa de todo lo que supondrá el 5G ha captado la atención de los líderes empresariales, los responsables políticos y los medios de comunicación. Pero ¿cuánto de esa promesa es probable que se cumpla en un futuro próximo?

Según las previsiones esta nueva tecnología móvil aumentará la velocidad de conexión, reducirá al mínimo la latencia y multiplicará exponencialmente el número de dispositivos conectados. Así lo revela el informe ‘Connected world. An evolution in connectivity beyond the 5G revolution’, elaborado por McKinsey, sobre el impacto que tendrá la llegada del 5G en cuatro áreas determinadas: movilidad, asistencia sanitaria, fabricación y venta minorista. En el caso de la movilidad, esta tecnología permitirá que los vehículos se comuniquen con la infraestructura -carreteras, semáforos, señales…-, otros vehículos y redes, mejorando la seguridad y el flujo de tráfico.

 


Martín Navaz (ADECOSE):

“Basándome en los conocimientos que tengo sobre el 5G, la principal ventaja de esta tecnología es que representará una mayor capacidad de transmisión de datos. Eso será bueno para todos incluido la Mediación, ya que agilizará procesos y nos ayudará a dar un mejor servicio a los clientes”


 

En salud, destaca que las innovaciones relacionadas con la conectividad permitirán monitorizar a los pacientes de forma remota, usar herramientas con inteligencia artificial para ofrecer diagnósticos más precisos y automatizar muchas tareas; además, los cuidadores podrán dedicar más tiempo a los pacientes.

PIB, EL MÁS BENEFICIADO

Las cifras no dejan indiferente a nadie. La implementación del 5G en estos cuatro sectores podría hacer que el PIB global aumentase de 1,2 a 2 billones de dólares en 2030. Desde McKinsey remarcan que el 70%-80% se podría lograr con tecnología actual -fibra óptica, WiFi 6, edge computing…-, pero el 5G llevaría estos avances al siguiente nivel, facilitando la senda de más innovaciones futuras que actualmente son difíciles de aprender. Estas actividades suponen un tercio del PIB total, por lo que la consultora prevé que su utilización en el resto de los sectores podría generar billones de dólares adicionales a la economía mundial.

 


Higinio Iglesias (E2K Y EBROKER): EFICIENCIA Y COMPETITIVIDAD

“El 5G mejorará las capacidades actuales de las redes de comunicaciones en términos de velocidad, latencia y consumo. Estaba previsto un despliegue en el mercado español de esta tecnología durante 2020, no obstante, la situación de contingencia mundial sanitaria y sus derivadas económicas impactarán en estas previsiones”.
“Los principales beneficios para la Mediación desde una óptica práctica y corto-medio plazo se situarán en el ámbito operacional en términos de eficiencia y competitividad. Eficiencia por la optimización de procesos y ahorro de costes derivado del exponencial aumento de la velocidad y capacidad de trasmisión de las redes de datos. Competitividad por las nuevas posibilidades de aproximación de productos y servicios al consumidor a través de dispositivos móviles que generarán mejor experiencia de cliente e incrementarán la fidelización. El aprovechamiento de estas ventajas será crítico para el mediador de seguros en el afianzamiento de su posición y relevancia en un entorno de multicanalidad sectorial cada vez más complejo y competitivo”.


 

BRECHA DIGITAL

¿Tendremos todos el mismo acceso a esta tecnología? La brecha digital se hace más grande, afirma la consultora. Sólo una cuarta parte de la población mundial tendrá conectividad 5G; aunque hay muchas expectativas en la llegada definitiva de esta tecnología, el despliegue masivo del 5G aún está lejos, tanto para usuarios, como para la mayor parte de las compañías.

En el otro lado, McKinsey señala que hay 2.000 millones de nuevos usuarios en todo el mundo listos para conectarse a internet, gracias a la expansión de las redes y la creciente asequibilidad de los dispositivos y los servicios.

 

5G o cómo democratizar la tecnología

María Ameijeiras (AYF correduría)

La tecnología 5G supone un salto tecnológico radical. Donde más vamos a notarlo será en la enorme cantidad de dispositivos conectados que esta tecnología va a permitir. Veremos desaparecer las actuales limitaciones para el pleno desarrollo del Internet de las Cosas (IoT) en varios ámbitos fundamentales, como en el doméstico; nuestros hogares van a convertirse en poco tiempo en hogares conectados. Esto supondrá un salto adelante en la tecnología domótica y en un aspecto fundamental para la lucha contra el cambio climático: el control de la eficiencia energética. También en la industria y su generalización para que lleguen al tejido “capilar” que suponen las pequeñas y medianas empresas. Cambios profundos en el comercio y los servicios que transformarán nuestra forma de consumir.

Además, esto también influirá en los vehículos autónomos que precisan de una conexión como el 5G para desarrollar todo su potencial. Las smart cities se abren a un mundo de posibilidades con la implantación de sensores que permitirán desde ayudar al reciclaje de residuos a la mejora de los transportes públicos y la implantación del transporte colectivo a demanda de forma rápida. Las ciudades y pueblos podrán dotarse de un “cerebro” gestionado con tecnologías de Inteligencia Artificial para mejorar la fluidez del tráfico, gestionar los servicios públicos y permitir un contacto directo e inmediato con las Administraciones. Al igual que los hogares, las ciudades podrán gestionar mucho mejor su consumo de energía y de recursos, algo imperativo si queremos parar el cambio climático.

Por último, en Salud, es una tecnología imprescindible para el desarrollo de la e-health. Podremos disponer de sensores avanzados, incluso en nuestra ropa, que nos avisarán de cualquier problema de salud y podrán enviar los datos al médico. El desarrollo de la telemedicina y la gestión de las crisis sanitarias, como la que estamos viviendo con el Covid-19, será mucho más ágil y sencilla con la aplicación del Big Data junto con el 5G. Ya hemos visto cómo Corea del Sur ha conseguido lo que todos los países europeos no han podido conseguir hasta ahora: aplanar la curva de contagios de forma muy rápida, algo en la que el alto grado de penetración de la tecnología en la sociedad coreana ha tenido mucho que ver. En este sentido habrá que estar muy atentos a la supervisión que se realice sobre la gestión de los datos personales, desde el punto de vista de que se hagan de una manera legal, ética y transparente”.

EL PAPEL DE LA MEDIACIÓN

“En cuanto a las posibilidades para la Mediación, la tecnología 5G está llamada a “democratizar” la tecnología, de tal modo que ya no sea sólo patrimonio de las grandes compañías. Nos permitirá el desarrollo asequible de nuevas aplicaciones tecnológicas para ofrecer a nuestros clientes las mejores alternativas de aseguramiento en tiempo real. Las corredurías, podremos mejorar nuestro asesoramiento y desarrollar más otras líneas de negocio relacionadas con la gerencia de riesgos, prevención, asesoramiento en la gestión del siniestros y servicios relacionados con todo lo anterior. Para ello precisaremos incorporar el Big Data y la Inteligencia Artificial, pero estaremos en disposición de automatizar la mayor parte de nuestro trabajo administrativo y centrarnos en la experiencia del cliente con nosotros, algo que también se verá beneficiado por el abaratamiento de la tecnología. Disponer de una conectividad como el 5G nos permitirá, también a las empresas pequeñas, ofrecer un nivel de servicios y asesoramiento en línea que ahora mismo nos es muy difícil y costoso.

Por supuesto, el 5G implicará una necesidad mucho mayor de cobertura en ciberriesgos, no sólo en las grandes empresas, sino para la población en general. Se trata de un ramo del seguro en el que esperamos un crecimiento muy importante en los próximos años. I